martes, 7 de octubre de 2014

Arbutus canariensis (Madroño Canario)

Esta entrada es un complemento de una entrada anterior “Arboles de Canarias”
En la que se hacia una brevísima descripción de la especie y se daba algún que otro dato de interés, en este complemento se muestran detalles identificativos de la especie.


Nombre científico: Arbutus canariensis.
Nombre común: Madroño Canario.
Familia: Ericaceae.

Porte:
De aspecto elegante.

  
Árbol de hasta 18 m. de altura.


Tronco:
Robusto.
Con unos 18 m. de altura, 5 m. de perímetro y barias veces centenario, este magnífico ejemplar que se encuentra en Barranco de Ruiz, es su máximo exponente.
Sirva de ejemplo la comparación con el bastón (92 cm.)

También en imagen anterior.


Madera muy dura, de un color marrón claro con tonos rosáceos.



Corteza:
De color rojizo que tiende a descamarse, dejando ver un tronco muy liso y de color verde pálido.

  
Hojas:
Hojas ovado-lanceoladas a oblongas, subcoriáceas, de 8-15 cm de longitud y 2-4 cm de anchura.


Borde:
Aserrado.


Pecíolo:
De 2-4 cm de longitud, de color rojizo y con pelillos.
  

Ápice:
Agudo.



Haz:
Hojas jóvenes de color marrón-rojizo y con pelillos.


Hojas maduras de color verde oscuro, aspecto reticulado, prácticamente sin pelillos, que conserva sólo en el peciolo y borde de la base.


Envés:
Hojas jóvenes de color marrón-rojizo con pelillos, nervios rojos.
  

Hojas maduras de color verde más pálido, nervio central prominente y algo rojizo.


Flores:
Dispuestas en panículas terminales inclinadas o suberectas.


Con brácteas, pedúnculos, y hojas pilosas.



Flores hermafroditas, acampanadas, colgantes, de color verdoso con tonalidades rosáceas.


Borde revoluto, partido en cinco lóbulos.


Fruto:
Frutos globosos, de superficie verrugosa, de 2-4 cm de diámetro


De color naranja al madurar.


Le dan un aspecto muy vistoso en época de fructificación.


Sus frutos, son carnosos y comestibles.
Los guanches lo utilizaban en su alimentación.


Cuando está totalmente maduro, es adecuado para hacer mermelada o dulce por su gran contenido en azúcar, también es adecuado para hacer licor.


Fruto con abundantes semillas, se vuelve de color marrón oscuro cuando está deshidratado.


Tal vez, estos frutos, sean las famosas “manzanas de oro” que la mitología sitúa en las “Islas Afortunadas” o el “Jardín de las Hespérides”
Las Hespérides, bellísimas ninfas que custodian las manzanas de oro con la ayuda de un fiero dragón.
(Más información en: Canarias en la Mitología, Marcos Martín)



Semillas:
Ovoides, de 1-2 milímetros.



Curiosidades:
Aun queda algún topónimo, que nos habla de esplendores pasados.
El Madroñal, Santa Brígida, Gran Canaria.
Imagen:


Fuente de los Madroños, Fajana de los Madroños, Caldero del Madroño,
todos ellos en la zona de Marcos y Cordero, en San Andrés y Sauce, La Palma.


Por si a alguien le interesa, en la Web Árboles de Canarias venden una camisa con el madroño como motivo.
 
Imagen pertenece a la Web Árboles de Canarias:
http://arbolesdecanarias.com/index.php/category/my-tree-shirt/



Para saber más:

Arboles de Canarias:


Comida Silvestre: Madroño Canario "Arbutus canariensis"










sábado, 6 de septiembre de 2014

Barbusano, (Apollonia barbujana)

Esta entrada es un complemento de una entrada anterior “Arboles de Canarias”
En la que se hacia una brevísima descripción de la especie y se daba algún que otro dato de interés; en este complemento se muestran detalles identificativos de la especie.


Nombre científico: Apollonia barbujana.
Nombre común: Barbusano, barbuzano.
Familia: Lauraceae.
Existe una especie conocida como barbusano negro (Apollonia barbujana ssp. ceballosi) endémica de la Gomera.


Porte:
Árbol de hasta 25 metros de altura.
Pronto ramificado.
Viejo ejemplar algo desarbolado por el viento.
Los Silos, Tenerife.


Dos viejos y robustos ejemplares, el de la derecha mide unos 18 m. de altura.
Los Realejos, Tenerife.


Tronco:
Tronco robusto, de madera muy dura.
Se le conoce como el ébano de canarias.
José de Viera y Clavijo en su libro “Historia Natural de las Islas Canarias” nos dice:
“[La madera de barbusano es sumamente sólida, sin nudos, pesada, incorruptible, capaz del más terso pulimento y de adquirir con el tiempo un color oscuro muy estimado; así se ven en nuestras Canarias muchas mesas, algunas de dos varas de ancho, hechas de sólo un tablón, que contando ya siglos, prometen contar todavía algunos más, pues ni aun el fuego levanta llama en esta madera.]

Ya Viera y Clavijo, apunta a que es esta la razón, de que en la actualidad apenas haya ejemplares silvestres de gran porte.


Corteza:
Marrón grisácea, que tiende a agrietarse.


Y a descascarillarse al envejecer



Hojas:
Anchamente lanceoladas a ovadas, coriáceas y brillantes, de color verde intenso, con un olor característico que las diferencia claramente del resto de lauráceas.


 Suelen tener agallas provocadas por un acaro (Eriophyes barbujana, Carmona) que le da un aspecto característico.


Eriophyes barbujana, Carmona.
Creo que es este.
Más que nada, por estar en la agalla, pues no hay mucha documentación.
Mide medio milímetro aproximadamente y solo lo vi al aumentar mucho la imagen.
 


Haz:
De color verde intenso y brillante.
  

 Las agallas de color verde más pálido, tienden a marrón-rojizo y terminan secándose.


Envés:
De un verde algo más pálido, y menos brillante.


Interior de las agallas rojizo y velludo (provocado por el ácaro), que se oscurece cuando se seca.
  

Borde:
Entero, algo revoluto, que tiende a ondularse.
  

Pecíolo:
Corto.


Ápice:
Agudo.


Brotes tierno:
De color rojizo, es un carácter que lo diferencia del resto de lauráceas.

  
Flores:
 La floración es abundante.


Las flores dispuestas en racimos.


Flores hermafroditas de color amarillento, anteras con dos valvas.


Frutos:
Ovoides y alargados 1-2 cm.


Al madurar se tornan de un color negruzco.


Cuando está maduro es como un aguacate en miniatura.
  

Semillas:
Cubiertas por una cúpula delgada.
Es comestible y de buen sabor.
(Los guanches lo utilizaban en su alimentación)


Semillas verde y madura desprovistas de la pulpa.
A la derecha semilla inmadura, desprovista de la capsula.


Curiosidad:
Una edición de sellos de correos con el valor de 1 peseta, dedicado al Barbusano (Apollonia canariensis) del año 1973.
Nótese la denominación de “canariensis”, en la actualidad “barbujana”.
 



Para saber más:

Arboles de Canarias:

Eriophyes ssp.:

El Barbusano:

Sello de Barbusano: