jueves, 4 de abril de 2013

El Viento que Origina el Milagro.

Alisios del Noreste.

Los vientos alisios se originan entre dos franjas del globo, los trópicos, divididas por la línea del ecuador.


En el ecuador se produce el ascenso de aire cálido, el espacio dejado por éste aire, viene a ser ocupado por otra masa de aire que viene de regiones más frías, Los vientos circulan desde los trópicos hacia el ecuador.
En el hemisferio norte son viento del noreste.


Las masas de aire caliente que ascienden, se van enfriando poco apoco y se dirigen a bastante altitud en sentido contrario a los alisios, son los contralisios.
En el hemisferio norte son viento del suroeste.
Al contrario de lo que tendría que pasar normalmente, a más altitud, el aire es más frio, en esta zona se  produce una inversión térmica, el aire que circula a más altitud es más cálido que el de capas inferiores que es más frio por la influencia de los alisios.


Estos vientos secos disipan la cobertura de nubes, permitiendo que se caliente más el suelo por la radiación del sol.
La mayoría de los grandes desiertos cálidos de la Tierra, están en regiones surcadas por vientos alisios.
Desiertos de la tierra.
 Imagen pertenece a:

Las islas Canarias, están situadas en la franja en la que se encuentran los grandes desiertos cálidos.
Entre Fuerteventura y Cabo Juby, es decir, entre Fuerteventura y el desierto del Sáhara, apenas hay 95 Km, El Sáhara es el mayor desierto de nuestro planeta, que en ocasiones, alcanza temperaturas de más de 57° C.

Desierto del Sáhara.
Imagen pertenece a:
                                                                  

¿Cuáles son las razones, de que Canarias sean un oasis entre desiertos?
¿A qué se debe la gran biodiversidad?

Gráfico de especies terrestres.


La primera razón; Su carácter oceánico, esto hace que los vientos del norte llegue mucho más fríos y húmedos que en el continente. Es el caso de los desiertos continentales de Norteamérica y Asia.
  

La segunda; No hay ningún obstáculo que detenga o dificulte la llegada de ese aire del norte, más frío y más húmedo. En el caso del Sáhara, la cordillera del Atlas que recorre todo el norte de África, con una longitud de 2400 km y con 4167 m de altitud, no permite que ese aire fresco entre en el continente.
 

Tercero; La altitud de las islas, que consigue detener ese aire frio y húmedo del norte y origina el llamado  “Mar de nubes o la Panza de Burro”, según se mire por arriba o por abajo.
Es este Mar de nubes, el que provoca, la llamada Lluvia Horizontal.
La neblina se condensa en los árboles y produce un goteo continuo que mantiene el suelo húmedo y hace posible el monte de “laurisilva” y la vida en estas islas. 
  

Mar de Nubes norte de Tenerife.
  

Mar de Nubes en el valle de la Orotava (Tenerife).


Mar de Nubes en el norte de Tenerife con la Palma al fondo.


Un característico día plomizo de predominio de los alisios, con la Panza de Burro.


Mapa del tiempo.
Régimen con predominio de alisios
Imagen Atlas de Canarias.


Cuando los contralisios predominan, la zona de inversión térmica baja hasta los 500 metros de altitud o menos, es el llamado “Tiempo Sur”, los alisios  pierden fuerza y el “mar de Nubes es aplastado prácticamente sobre el mar.
  
Con Tiempo Sur, “si sopla el siroco” puede venir acompañado de “calima” (polvo africano en suspensión)
Por suerte este tiempo es poco frecuente, pues al aire cálido llegado del Sáhara, hay que sumarle el efecto invernadero que origina la calima, con lo cual, las temperaturas superan los 35º C y en ocasiones los 40º C.
Este “calufo” nos deja aplatanados.


El polvo Sahariano arrastrado por el viento supera las islas y se adentra en el Atlántico.


Mapa del tiempo.
Régimen con predominio de contralisios.
Imagen Atlas de Canarias

  
La altitud, es la razón por la cual, las islas de Lanzarote que sólo alcanzan los 671 m. en Las Peñas del Chache en Haría, y Fuerteventura con el Pico de la Zarza a 807 m. en Jandía, no consigan retener el aire fresco y húmedo y es por ello que tienen un carácter semidesértico.

Montaña de Tindaya, Fuerteventura.


Gran Canaria con El Pico de las Nieves que alcanza los 1.950 m., el Hierro en el pico de Malpaso con 1.501 m de altitud y la Gomera con una altitud máxima de 1480 m. en Garajonay si consiguen detener los vientos alisios y aprovechar su influencia.

Gran Canaria desde Tenerife.


La Palma desde Tenerife.


La Gomera y el Hierro desde Tenerife.


Tenerife con 3718 m en el Teide y  la Palma con 2.423 m. en el Roque de los Muchachos, no sólo consiguen retener los alisios, sino que reciben la influencia de los contralisios y por ello sus cumbres tienen un carácter semiárido.

Cañadas del Teide, Tenerife.
  

Inmersos en el Mar de Nubes.


Los alisios y contralisios, peleando en el “Alto de Guajara”  en las Cañadas del Teide, frontera de la zona de predominio


Cuarto; Los vientos vientos alisios soplan de manera relativamente constante en verano y menos en invierno , esto hace que en verano cuando la radiación solar es más intensa, las islas estén protegidas por el “Mar de Nubes”, y consigue que las temperaturas sean mucho más suaves, mientras que en invierno las nubes son mucho más escasas y los rayos solares calienta más la superficie, lo cual suaviza la crudeza del invierno, todo esto hace que las temperaturas medias anuales en Canarias, estén entre los 18º y los 22º C.
En verano están entre los 20º - 25º C y en invierno entre los 15º - 20º C.

Teide nevado y la Isla de la Palma en el horizonte del lado derecho.


Clima perfecto para el desarrollo de la vida animal y vegetal y por supuesto, para que los miles de turistas que visitan cada año estas islas, disfruten de su estancia en un oasis, en la franja de los grandes desiertos cálidos de la tierra.

Teide nevado mientras en la playa se toma el sol.
Playa Jardín, Puerto de la Cruz, Tenerife.


La influencia de los vientos Alisios se extiende a toda las islas de la Macaronesia.
(Azores, Madeira, Islas Salvajes, Canarias y Cabo Verde)

  
Todo esto hace que las islas Canarias sean merecedoras de los calificativos mitológicos:
Islas Afortunadas y Jardín de las hespérides.

Islas Afortunadas.


 Texto de Horacio.

Vosotros, los que tenéis valor, dejaos de femeniles lamentaciones y volad más allá de la costa etrusca. Nos aguarda el anchuroso Océano; tratemos de alcanzar los campos, los felices campos, y las islas Afortunadas donde cada año la tierra sin ser arada produce sus cosechas e incluso la viña no podada florece siempre; germinan también las ramas del olivo, nunca estéril, y los negros higos adornan su propio árbol; fluye la miel de las huecas encinas, y los arroyos bajan saltando de las altas montañas ligeros y con fluir rumoroso. Allí, sin ser obligadas, acuden las cabras a los cubos del ordeño y el rebaño amigo ofrece sus henchidas ubres, y el oso al atardecer no gruñe alrededor de los apriscos y la fértil tierra no aparece hinchada por los nidos de víboras. Y muchas más cosas admiraremos dichosos: cómo el lluvioso Euro no arrastra los campos con sus lluvias, ni la pingüe simiente se quema en una tierra reseca, pues el rey de los dioses del cielo atempera lo uno y lo otro. No se dirigió hacia allí la nave Argos con sus remeros ni la impúdica Cólquida puso su pie en ella. No dirigieron hacia allí sus proas los marinos sidonios y tampoco el fatigado grupo de Ulises. Ninguna enfermedad daña al ganado ni los calores inmoderados de astro alguno consumen los rebaños. Júpiter mantuvo aparte esas costas para las gentes piadosas cuando corrompió con el bronce la edad de oro; con el bronce, y después con el hierro, endureció los tiempos, de los que a los hombres piadosos se concede la feliz evasión de la que yo soy el oráculo.

(Horacio, 65-8 a. C. Epodos, XVI, 41 y ss; trad. de A. Cuatrecasas )


Jardín de las hespérides.
Imagen:


Puede que las manzanas de oro que custodiaban las Hespérides en su jardín mitológico, ayudadas por Ladon, el fiero dragón que arrojaba fuego por sus cien cabezas, no fueran otras, que los frutos del Madroño canario (Arbutus canariensis).
 


Biodiversidad Terrestre de las islas Canarias.
Fauna
En la fauna, los vertebrados son tan solo unas 123 especies y subespecies, mientras que los invertebrados ganan por goleada con 7.476, que son más de la mitad de la biodiversidad de las islas y en ella destacan los hexápodos con 5.323 y los arácnidos con unas 624 especies.
  

Flora
En el caso de la flora tenemos que decir que las plantas sin flor son unas 3455 especies, en la que  los hongos con 1.634 son la mayoría, seguida de los líquenes que son 1.294, los musgos son 464, y los helechos apenas son 63 especies, mientras que las plantas con flor son unas 2.091 especies y subespecies.
Aproximadamente el 25% de la flora vascular presente en las islas en endémica.


Para saber más:

 





2 comentarios:

  1. Un buen reportaje, me encanto leerte. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teresa, tu siempre das ánimos.
      Un abrazo chicharrero.

      Eliminar